sábado, 31 de marzo de 2012

Durmiendo con... mis gatos

A mí, lo de meterme en la cama, es que me hace feliz. Y digo meterme en la cama en su sentido literal, es decir, a dormir. Y si hace frío y tengo que dejarme los calcetines un rato, pues más feliz todavía. Y si tengo que taparme con el edredón hasta la altura de la nariz, pues es que ya ni te cuento. Pero el colmo de los colmos, la felicidad más absoluta es: meterme en la cama con los calcetines puestos, tapada hasta la nariz y con uno o más gatos alrededor... ¡qué placer!

El primero que coge sitio es Apolo. Normalmente duerme a mis pies, pero cuando llego tarde de trabajar (a veces hago el turno de noche y llego a la 1 AM) le dan ataques de cariño y se me tumba en el pecho a ronronear. Y se me pone una sonrisa de boba....
Minerva suele dormir entre las piernas de mi chico. Lo malo, para él, es que no es entre los pies, sino entre las piernas. Y no donde terminan, sino donde empiezan, con lo cual el hombre tiene que despatarrarse para que la señorita pille la postura...
Yunus va y viene. Y no es sigiloso, precisamente. Si se baja de la cama lo hace con suficiente impulso para llegar hasta el pasillo, con lo que clava sus patitas con fuerza en el cuerpo que tenga debajo, ya sea gato o persona. Y para subir coge carrerilla desde el pasillo, con lo que suele despertarnos a todos.
Sirio aparece en mitad de la noche y desaparece por las mañanas. Es muy sigiloso y nunca nos damos cuenta de que se sube, sólo si nos desvelamos descubrimos que está con nosotros. Eso sí, nada de dormir a los pies: donde mejor se está es en la cabecera de la cama, con almohada y todo.
Y Estrellita... se desvela cuando nos acostamos y nos trae juguetes a la cama, cuando estamos cogiendo el sueño se pone a chinchar a los hermanos, varias veces durante la noche llega ronroneando y se hace un ovillito muy pegada a mí, busca por la casa el juguete más ruidoso y lo trae a la habitación para que no nos olvidemos de ella...

Apolo y Sirio haciendo "la rosca".

Si los hubiese enseñado desde pequeños a dormir fuera de la habitación, seguramente dormiría del tirón y podría cambiar de postura más fácilmente. Además, ni el edredón ni las sábanas estarían tan llenos de pelo y no tendría que sacarmelos de la boca cuando me tapo. Probablemente podría sacar el pie cuando tengo calor sin miedo a recibir un mordisco en el dedo gordo.

Pero seguro que no sonreiría al acostarme, ni al escuchar ronroneos o lametones de madrugada. Quizás mi caso sea excesivo, ya que solemos ser 7 en la cama, aunque estoy segura de que no soy la única que duerme con gatos... ¿a que no?

De izq. a dcha. Minerva, Estrellita, Yunus y Apolo. Aquí impera la ley de "tonto el último".

43 comentarios:

  1. De verdad que ha pesar de las trastadas que hacen , nos roban el corazón con esos detalles , Merlina se hace un ovillo a los pies de su mama humana , y en la mañana a las seis en punto según su reloj de pata la despierta , se sube y le acaricia la cara le lame la nariz hasta que se levanta . Me alegro que los tuyos estén tan apegados a vosotros sin broncas de celitos. Diego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oooooh... qué bonita Merlina hecha un ovillo! Y qué delicada, despertar a alguien a lametones es todo un detalle!! jiji... Los míos prefieren el método "me subo en tu estómago hasta que necesites volver a respirar"...

      Eliminar
  2. Me encantan las pandis de gatos y recuerdo cuando Ferny tenía a Punkys. Ahora dentro de nada llegará su hermanita y volverá a dejar de ser gato único.

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien!! Cómo me gustan las familias multi-gato!!!

      Eliminar
  3. Nosotros somos 4 para dormir y a veces 5 cuando mi hija se mete también. Normalmente Guindilla a los pies y Canela en la cadera, pero cuando se meten entre las piernas ¡ay madre! ni moverme puedo porque encima protestan!!!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 3 humanos + 2 gatos supera mi récord!! Los míos también protestan cuando me muevo, ¿tendrán cara?! Sobretodo Minerva, que suelta unos gruñiditos como diciendo "ya está la pesada esta moviendo las piernas..."

      Eliminar
  4. Umpa Lumpa el primer sitio que escogió en su primera noche fue encima de mi cuello. Temí por mi vida cuando en vez de 300 gramos pesase casi 5 kilos si seguía con esa costumbre... Pero fue desplazándose.
    Empezó a dormir encima de mi cabeza (sí... encima... al lado no... encima...) Ronroneando a todo trapo. Luego, cuando dejó de caber entero encima de la cabeza pasó a... echarse todo lo que cabía encima de la cabeza y lo que no cabía detrás de la cabeza.

    Seún ha ido creciendo tiende nromalmente a dormir detrás de mi cabeza con la cabeza suya apoyada en la mía y con las patas desenredándome el pelo y clavándome las uñas en el cuero cabelludo.

    Muy divertido...
    Hasta que él no se duerme yo no inicio el proceso de dormir. Pero ya me parece imposible no quedarme dormida sin el BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR BRRRRRRRRRRRRRRRRRRR
    dentro de mi cabeza...


    De hecho... lo único que puede calmar a Umpa Lumpa es mi pelo... no sé que tiene con mi pelo y con mi cabeza... Aún cuando está en máxima hiperactividad, si me tumbo en cualquier sitio, termina detrás de mi cabeza en menos de 5 minutos (a veces en segundos...)

    Ahora, yo con gatos entre las piernas... (a veces le da... pero lo siento... tengo que quitarlo, porque necesito quedarme dormida de lado... Prefiero su ametralladora congénita perforándome el tímpano a lo otro...)

    (La Malaúva, cuando iba a mi casa, antes del Umpa dormía conmigo, pero se portaba bastante bien no estaba pegada pegada. Lo malo era cuando tenía a la perra... que se tumbaba en todo el medio de la cama a mitad de la noche... Y es que en mi casa soy la única que duerme con la puerta abierta... Dejad que los animales se acerquen a mí... jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que a los míos no les ha dado por mi cabeza, lo que me faltaba, si fuera así estaría totalmente inmovilizada!! Qué majo el Umpa, te desenreda por las noches, no quiero ni imaginarme los pelos con los que te levantas...
      Cuando vivía con mi abuela, su perrita también dormía conmigo. A veces me daba la vuelta y me encontraba un hocico a escasos centímetros de mi cara...
      Donde esté un buen PRRRRR que se quite el contar ovejitas!

      Eliminar
  5. Es de esas cosas pequeñas que hacen el mundo grande. Nadie que no tenga animales sabe el placer que da sentir el calor de su cuerpecillo, yo cuando descubro su olor en la ropa me sale también la sonrisa boba. Yo de noche no duermo con ellos salvo cuando no está mi pareja, que cabemos mejor, solo tengo dos pero no pegaba ojo, pero nos echamos nuestras buenas siestas cuando podemos, y en el sofá siempre estamos los tres juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, las siestas con gato también son un placer!
      Al menos por las noches tú descansas mejor que yo...

      Eliminar
  6. Mi gato duerme conmigo según le de, hay veces que se mete en la cuevita y luego se sube, dependiendo de lo gordo que esté le cuesta mas o menos y hace mas o menos ruido, contando que las patas de mi cama están pendiendo de un hilo para doblarse y que nos vayamos al suelo, estamos teniendo suerte.
    Si hace frío, es en mi habitación es donde mas hace, él se sube hasta la tripa y se enrosca, da un calorcito del bueno!!, sino hace mucho frío se queda a los pies, ya me pasó una vez en verano que saqué los pies fuera de las sábanas, y le di sin querer, pues a la siguiente vez, ya ni me acordaba de que él estaba allí, antes de acercar los pies, me mordió, para recordarme que es él quién me deja sitio en su cama.
    Se pone donde le apetece, entre las piernas, detrás de las rodillas, en el medio de la cama..., eso sí, no tengo la suerte de que me peine.
    Me encanta cuando se pone a ronronear, se calma él y me calma a mí.
    Ha estado enfadado conmigo 2 semanas porque me fui de viaje y le dejé, me ha castigado sin venir a dormir conmigo, ni siquiera entraba en la habitación, pero ya ha vuelto.
    Se levanta siempre sobre las 5, pero luego vuelve, sabe que es en mi cuarto donde nadie le va a molestar.
    Por cierto, a mí también me encanta dormir, taparme cuando hace frío, me tapo hasta las orejas y me encojo, me gusta cuando llueve fuerte y yo estoy en mi cama, y cuando estoy de vacaciones, es de lo que mas echo de menos, después del gato claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros cualquier día también nos vamos al suelo, da una pena ver mi cama por debajo.. la han destrozado!!
      Yo temo el momento en el que llegue el calor y tenga que taparme sólo con la sábana. Les encanta cazar los pies, con el edredón no lo hacen porque no pueden morder bien, pero con la sábana sí que pueden hincar bien los dientes!
      mmmm.... estar en casa cuando llueve... mmmmm.... también me gusta!!

      Eliminar
  7. Leo duerme pegado a mi como si fuera un peluche, a veces le da el agobio da un paseo pero siempre vuelve. Eso si, si quiero leer un rato antes de dormir no encuentra mejor sitio que estarse pegado al libro por lo que tengo que hacer malabarismos para no perder el hilo. Pol se queda a mis pies, no encima, pero sé que está porque ronronea como un tractor. Y Odri, la pekeñaja... pues va cambiando de sitio, en la cabeza, con las uñas metidas en mi pelo, acolchando a Pol, pegada a mi... Es muy inquieta y a veces al abrir los ojos me la encuentro mirándome fijamente o lo que es peor, con su morrito metido en mi oreja. No sé qué piensa encontrar allí!! Pero me encanta, aunque a veces no pegue ojo. Y las siestas en el sofá... qué siestas nos hemos pegado los 4!!!

    ResponderEliminar
  8. Jiji, es verdad, a veces, aun estando dormida, me siento observada y cuando abro los ojos veo un gatito mirándome fijamente... Y Estrellita también mete el morrillo en mi oreja, igual se piensa que es la entrada de un túnel!!

    ResponderEliminar
  9. http://www.youtube.com/watch?v=DiBBdGGXGMw =^_ =

    ains, la siesta, qué gran invento! yo lo que se dice siestas las hecho todo el día, que para eso soy un poco gandula, pero cuando mamá se las hecha conmigo, bueno, y con hiro... ains!

    me da mucha envidia las noches gatunas en esa cama, mamá ya no nos deja entrar a dormir, y no entiendo por qué no, aunque el hecho de que hiro y yo nos peleemos siempre encima de la cama, puede que tenga algo que ver... o no u_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, esas peleas sobre la cama en mitad de la noche... me suenan... Si es que no os estais quietos nunca!! Y luego pasa lo que pasa, se acabó la cama y vienen las lamentaciones...
      Voy a escuchar esa canción que "me has dedicado" ahora mismo!!

      Eliminar
  10. Pues debe molar eso de dormir tantos en una cama, no? jeje.
    En la nuestra dormirmos 2 humanos y el menda (atravesado pocas veces que mami se cabrea,mayormente pegado a papi,arrinconándole tanto que hasta durmiendo solo,lo hace en una esquinita)jiji.
    El tete prefiere dormir incrustado con la abu;entre que le da la mimitis aguda que le cae el moquillo y todo...Y acurrucarse como un bebé entre los brazos de la abu,esta duerme bastante arrinconada si.Ni te cuento cuando dormimos los dos con ella,eso si,apretujados que la cama es de 90 arf arf!.
    Saludetes familia!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la cama de 90 tiene más mérito, ¿eh? ¿En esa también te pones atravesado? Anda que ya te vale, sólo por llevar la contraria! Ves que todos están en vertical y te plantas tú en horizontal... jeje..

      Eliminar
  11. Es genial eso de compartir cama: una auténtica fiesta felina del pijama (pero, obviamente, con los gatos sin pijama) Nuestros humanos se levantan muchos días con la espalda dolorida porque inconscientemente duermen hechos un cuatro por nuestra culpa pero, ¿qué le vamos a hacer?

    En nuestra casa quizá la más pesada a la hora de dormir sea Noíta cuando hace frío, porque no para de entrar y salir de debajo de las mantas. ¡Ahora entro, ahora salgo! ¡Vuelvo a entrar! ¡Salgo otra vez! Y no es para nada sigilosa y discreta: ¡rasca el hombro de mi humana cada vez para que la deje entrar y la arrope! Esas noches al dolor de huesos se suman las ojeras, pero sarna con gusto pica menos, ¿no?

    ResponderEliminar
  12. Eso de que dormimos hechos un cuatro es totalmente cierto, y para colmo suele ser porque me da pena moverme y despertaros... es el colmo!!
    Esrellita hace lo mismo que Noa, ahora me abres el edredón, ahora no... pero ella no nos da con la pata, sino que se pone al lado de la oreja y hace prrrrrrrr...

    ResponderEliminar
  13. Con nosotros siempre duerme Sagu. Se sube a la cama desde el primer momento y no se va por mucho que te muevas, que cambies de postura (si puedes). Hirua duerme sólo a veces, eso sí, es la primera en despertarnos con sus lametazos. Qué tía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sagu hace como Apolo, coge posiciones y no hay quien lo mueva!! Ya puedes tirarlo de la cama al moverte que el tío vuelve a subir y se planta en su hueco..
      Hirua es madrugadora, como yo!

      Eliminar
  14. Recuerdo que nuestra gatita Cani dormía arriba, con mi marido. Era la única que soportaba sus ronquidos hiperhuracanados.
    Lana y yo dormíamos abajo. Ella silbaba con la nariz cuando se quedaba profundamente dormida. A veces tenía que darle un toque para que me dejara dormir...
    Cuánto las echo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te siguen acompañando cuando duermes, aunque tú no las veas ;) Estarán pendientes de tí allá donde estén!

      Eliminar
    2. Me ha emocionado tu respuesta. Muchas gracias.

      Eliminar
  15. Nosotros somos del club de los de compartir cama... en nuestro caso, 3 gatitas y 2 humanoides.
    Después de todos vuestros comentarios no hay que explicar quién se levanta con dolor de TODO. Pero como decís... no lo cambiamos por nada (bueno, por una cama 2x2 quizá...). Mi marido y yo antes dormíamos abrazados... ahora no nos dejan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay, sí, una cama 2x2 no nos vendría nada mal para tener más hueco para movernos!! Con tanto gato se acabó la intimidad :P

      Eliminar
  16. Pues a Mago y Mina les gusta tumbarse en la cama cuando está vacía, a la hora de dormir, les gusta mas sus comodos cojines y numerosas cestas.
    Segun la foto tus gatitos ocupan más que tu en la cama!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tuyos sí que saben, mejor en sus cestitos individuales donde nadie les da patadas al moverse!!
      Sí que ocupan más que yo, sí...

      Eliminar
  17. Jajaja pues me senti tan identificada con tu relato , es que me encanta meterme a la cama tambien y estar con mis peluditos al ladito una delicia mas aun en estos dias de otoño aqui :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hace frío es lo mejor!! Ahora que empieza aquí la primavera, la verdad es que a ratos sobran...

      Eliminar
  18. Definitivamente, no eres la única, yo tampoco podría dormir sin la compañía de mis gatos y tampoco sé por qué hay gente que pudiendo experimentarlo, se lo pierde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que tienen unos gustos raros ;)

      Eliminar
  19. Perdonad huma@s, pero sois vosotr@s quiénes dormís con nosotr@s... ¡que no se os olvide!

    ¡Muahahahahá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, mis gatos ocupan más espacio que yo en MI cama!

      Eliminar
  20. ooo que bonito, que bien se lleban, los míos, Pulo realmente es un pesado, cuando entra dentro del edredon y se queda acurrucadito con migo genial, pero como le de por pasearse por la almohada pisando pelos (comiendolos también) .... y tirando babas en los ojos pues es pesao pesao, Atia a los pies, Lucio a veces y a Kitty no la dejan pobre pero le dejamos la tabla de planchar para que este cerquita pero segura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... cómo me molesta lo de que me pisen los peloooos!! Qué tendrá la tabla de planchar que tanto les gusta..

      Eliminar
  21. Eres una loca de los gatos, perdón sois y esí me gusta,jeje!
    Saluudos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me van a dar el título por méritos...

      Eliminar
  22. Me ha encantado conocer a tus gatos, yo también tengo 5 peques me dan la vida.
    Besos gatunos para todos vosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien saber de alguien que también tiene cinco fieras!! Bienvenida!

      Eliminar
  23. La verdad es que no es lo mismo dormir a secas, que dormir con gatos. Es más, cuando alguna noche se quedan durmiendo en otro sitio, se echan mucho de menos :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje.. es verdad, justo esta misma noche me ha pasado: como ha hecho un poco más de calor no han dormido con nosotros y me sentía rara con tanta cama para poder estirarme!

      Eliminar