lunes, 10 de diciembre de 2012

El árbol horizontal


¿No están de moda los jardines verticales? Pues nosotros, más modernos que nadie, tenemos un árbol horizontal. Vale que no fuese ese el primer objetivo, nuestra intención era tener un árbol tradicional, vertical y lleno de bolas y adornos. Pero los gatos se empeñan en que está mejor caído y en esta casa, defininivamente, mandan ellos.

Sirio: "si empujo por este lado yo creo que cae..."

Apolo tiene fijación por las bolas pequeñas y rojas y se ha tirado dos días con sus dos noches tratando de conseguir una. Por fín, es suya...


Por eso, y para garantizar el descanso de todos los humanos y felinos que vivimos en esta casa, hemos decidido que el arbolito dormirá, a partir de hoy, en la cocina. Así que, antes de acostarme, además de dar la cena a los gatos, lavarme los dientes, ponerme el pijama, apagar la calefacción y cerrar con llave la puerta, tengo que trasladar el árbol del salón a la cocina...

Estrellita le da las buenas noches al árbol.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Tarde de reflexión

Como hoy está nublado y medio lloviendo, como se ha hecho de noche tan pronto, como estoy sola en casa y hace frío fuera... me ha dado por reflexionar. Y pensando, pensando, me he hecho a mí misma varias preguntas sin respuesta que aumentan más, si cabe, ese gran misterio que es la vida.

Me pregunto:

-¿qué pudo ocurrir en mi vida para que de pronto un día llegase a tener 5 gatos?
-¿qué pasó por mi cabeza el día en que decidí empezar a escribir un blog sobre gatos?
-¿qué me lleva a comprar compulsivamente objetos relacionados con los felinos? (camisetas, bragas, calcetines, neceseres, tazas, figuras, cojines, platos, manteles...)
-¿por qué duermo con mi cuerpo formando una S con tal de no molestar a los 5 gatos que ocupan mi cama?
-¿qué cantidad de caca de gato soy capaz de recoger en un día?
-¿cuántos pelos de gato puede haber en un jersey?

 
Yunus, escondido en el transportín, también se cuestiona mi comportamiento.

-¿desde cuándo sonreír a los gatos callejeros se ha convertido en algo cotidiano?
-¿qué pasaría si mis compañeros de trabajo descubriesen un día que paso una importante parte de mi tiempo libre tirada en el suelo rescatando juguetes de gato atrapados bajo los sillones de mi casa?
-¿qué explicación tiene que en mi móvil sólo haya fotos de gatos? Es más... ¿y si esos gatos no son sólo mis gatos sino gatos callejeros y de otras personas?
-¿cuántas veces pienso en mis gatos a lo largo del día? ¿y en los gatos de los demás? ¿y en gatos que ni siquiera conozco en persona pero que escriben blogs?....

Estoy segura de que os he hecho reflexionar con todas mis dudas...

lunes, 12 de noviembre de 2012

Ahorrar, ahorrar y ahorrar


Dicen que estamos en crisis. Lo habéis oído alguna vez, ¿no? Incluso más de uno y más de dos lo estamos notando: despidos, bajadas de sueldo, rescates, desahucios... y sobretodo nos repiten una y otra vez trucos para ahorrar, pequeños gestos para controlar los gastos. Que no sé cómo piensan que salgamos de la crisis si no gastamos, digo yo... El caso es que nos lo hemos tomado al pie de la letra y hemos decidido que vamos a poner en práctica todo lo que nos están metiendo en el cerebro.

Se acabó poner la calefacción, que gasta mucho. Si queremos estar calentitos, o bien nos juntamos mucho mucho para darnos calor unos a otros...


...o bien aprovechamos los rayos de sol para echar una cabezadita sin tiritar.


Y si lo que queremos es una siesta en solitario en un día nublado, pues nos escondemos entre los cojines, seguro que en ese huequillo no entra frío.


Haya o no haya crisis, en casa hay una norma sagrada: la comida no se tira, así que cada uno rebaña su plato hasta que no quede nada.

 
Y nada de comprar juguetes nuevos, nos apañamos con lo que tenemos y reciclamos todo lo reciclable.

 

Seguro que con estas ideas nos va un poco mejor, o eso quiero pensar. Porque aunque, evidentemente, no somos de los que peor lo estamos pasando con este rollo de crisis, recesión o como puñetas queramos llamarlo, todos estamos más tristones y de peor humor. Pero yo tengo un truquito para que se me pase un poco el enfado: leer vuestros blogs y comentarios ;)

miércoles, 31 de octubre de 2012

Al otro lado del maletero

El maletero de los armarios (ese espacio que solemos llenar de trastos, ropa, maletas y cacharros varios) tiene un exitazo tremendo en mi casa. Temo el momento de tener que abrir las puertas de cualquiera de los tres maleteros porque, instantáneamente, aparecen gatos que estaban aparente dormidos y comienzan a maullar desesperados para que los subamos.

¿Qué tendrán los maleteros que tanto les atraen? Pues la verdad es que no lo sé, pero no descarto subirme cualquier día para averiguar qué se esconde allá arriba.

La secuencia suele ser la siguiente:
- Me subo en una silla y abro el maletero para coger/dejar cualquier cosa.
- Aparecen todos, menos Sirio (que ya sabéis que odia las alturas), y maúllan lastimosamente para que los suba (ellos no llegan solos, están muy altos)
- Los voy subiendo de uno en uno: coge al gato, sube a la silla, súbelo al maletero, baja de la silla, coge al otro gato, sube a la silla... y así hasta completar el proceso.
- Trastean un rato y tras unos diez minutillos los bajo: sube a la silla, coge al gato, baja de la silla, deja al gato en el suelo, vuelve a subir a la silla, coge al otro gato....

Minerva se asoma a ver si hay humanos en la costa

¡¡Me bajáis o me tiro!! 

El "padre" de las criaturas, en pleno proceso de bajar gatos.

¿Cómo pueden ser tan caprichosos? Vale, lo admito: caprichosos pero adorables...

miércoles, 24 de octubre de 2012

A mí me daban dos

Los gatos, como los 'Petit Suisse', mejor de dos en dos. Yo ya lo tenía claro, de hecho en mi casa pasamos de tener dos a tener cinco en un periquete, pero quería hacer un alegato a favor de esos gatitos que viven solos en sus casas.

Las vistas, si se comparten, son más agradables.

Conozco a mucha gente que tiene un sólo gato y a la que, en varias ocasiones, he animado a tener otro, pero es que viniendo de mí suena poco creíble, no suelen tomarme muy en serio: yo tengo cinco = se me ha ido la pinza...

Sin embargo ayer hablé con una persona absolutamente cuerda que hasta hace menos de un mes tenía sólo un gato: mi vecina Fernanda. Pasé a su casa para saber de Pitu (y de Clari, claro... jeje) y podría resumir todo lo que me contó en varias frases:
- "Qué contenta estoy, es que estoy encantada con los dos"
- "Con lo pesado que se había puesto Clari, que hasta me mordía, ahora está encantador"
- "Cuando me voy y los dejo solos, ya no me da tanta pena como antes"
- "Se quieren taaanto... y es tan bonito verlos dormir juntitos"
- "Es que estoy tan contenta, es lo mejor que podía haber hecho"
- "Pitu es buenísima y cariñosísima"
- "Se pasan el día persiguiéndose y jugando"

Y después de semejante discurso, ¿cómo iba a dejar de sonreír? ¡Me alegró el día! Al igual que un segundo gato podría alegrar la vida de todos aquellos que comparten su vida con un felino... ¿o no?

martes, 16 de octubre de 2012

¡Pises fuera!

Llevaba varios días con la sensación de que en mi casa olía a pis y pensé que sería porque ahora las ventanas no pasan tanto tiempo abiertas. Cambié la arena, fregué los areneros, ventilé... Pero nada: al día siguiente, al llegar de trabajar, otra vez olor a pis. Y para maniática de los olores, yo.

Hoy, al mover el arenero, lo he descubierto: allí estaba en todo su esplendor, amarillo y oloroso... ¡un charco enoooorme de pis! ¡¡Agh!!


¡¡¡QUÉ GUARRERÍAAAAAAA!!!

¿Quién ha sido? ¿Eh? ¿Quién? Si ésto mismo hubiese sucedido entre humanos, yo habría sospechado del humano masculino de la casa, porque son los que siempre salpican donde no deben. Por eso, inmediatamente después de descubrir la huella del delito, he mirado acusadoramente a Yunus...

Yunus: ¿Yo? ¿En serio piensas que he sido yo? ¿Acaso me ves cara de culpable o de cochino?

Pues si no has sido tú... ¿habrá sido Sirio?

Sirio: ¿He oído mi nombre? Con lo limpito y lo discreto que soy yo, que tengo una cara de bueno que no puedo con ella...

Ya sólo me queda Apolo, ¿qué estará haciendo?

Uy, uy, uy... me parece que todo empieza a cuadrar: un gato bebiendo agua, un pis enorme y una peste que no se puede parar en casa... ¿Qué hago yo ahora? Me temo que voy a tener que cambiar las bandejas por areneros cubiertos, porque este asunto tiene difícil solución...

Apolo, no te escondas, ¡¡¡que tenemos que hablar tú y yo!!! ¿Apolo? No te encuentro...


¿Cómo son vuestras bandejas? ¿Cubiertas? ¿Descubiertas? ¿Grandes? ¿Pequeñas? ¿Olorosas?...

lunes, 8 de octubre de 2012

Espontáneos

Cuando tienes 5 gatos es muy difícil hacer una foto de grupo, ¿cómo les pido que se queden quietos y juntos unos segundos mientras yo enfoco? Imposible. Llevo intentándolo más de un año y no lo he conseguido. Y de pronto, un día, viene mi amiga Rosa a casa y consigue ésto:

Todos colocados, ordenados, en fila... ¿a que parecen buenos? Sí, sí... pues luego intenta hacer una foto de cada uno por separado, que siempre hay algún espontáneo que se cuela... A ver si los veis:

Ésta es fácil: Minerva, en primer plano, tomando el sol, parece que está disfrutando de su rato de tranquilidad, pero....... en el cesto hay, ni más ni menos, que ¡¡dos señores gatazos!!

Sirio aprovecha su momento de protagonismo cuando de pronto... ¡¡dos orejitas negras que se asoman!! ¿De quién serán?... jeje...


Apolo ve que no hay nadie en el minijardín y se sube a mirar las palomas él solo.... uy, ¡pues no! ¡Me pareció ver otro lindo gatito!

Por cierto, la peque ya tiene nombre... chan, chan, chan.... ¿cuál será?.... ¡¡Pitu!! ¡¡Se llama Pitu!! Pitu, de Pitufa y Clari, de Clarito... Tampoco se ha comido mucho el coco mi vecina... Ya la he visto pululando por su jardinera y chinchando a su hermano, prometo fotos en cuanto dejen de temblarme las piernas cuando la veo asomarse.

lunes, 1 de octubre de 2012

La gata sin nombre en su casa nueva

Hace una semana llevamos a la pequeñita a su casa nueva. Podía haber ido ella sola, porque la puerta de su casa está a, aproximadamente, un metro de la mía... pero la acompañamos para no perdernos este momento:


La peque y Naranjito en su primer encuentro.

Mi vecina Fernanda, mi chico y yo, expectantes, los dejamos conocerse así, sin más, sin presentaciones previas ni puertas cerradas ni transportines. Y sorprendentemente, el encuentro fue ¡PERFECTO! Aunque he de aclarar que fuimos unos inconscientes, que las presentaciones felinas no deben hacerse así nunca jamás, que hay que ir poco a poco y bla, bla, bla.... todo eso que ya todos sabemos y que yo trataba de explicar a mi vecina mientras observaba cómo la peque paseaba por las habitaciones, seguida de Naranjito, como si llevase toda la vida allí. Increíble, ya lo decía yo: esta gata es especial.

Al día siguiente volví a encontrarme a Fernanda. "Casualmente", abrí mi puerta cuando escuché que iba a salir y volví a colarme en su casa porque necesitaba ver a la peque. Me contó que se bufaban un poco, pero nada fuera de lo normal. Y hoy hemos vuelto a verla: mi chico y yo hemos llamado al timbre para preguntar por nuestra enana y hemos comprobado en persona que todo va estupendo, que Naranjito y ella se adoran y que Fernanda sonríe más que antes porque tiene a una gatita faldera y cariñosa que hace que su vida sea mejor.

No me he atrevido a preguntar qué nombre le ha puesto, después de saber que Naranjito es, en realidad, Clari, no quería llevarme un disgusto... jeje...

lunes, 24 de septiembre de 2012

La gata sin nombre

Tenemos:
-Un paseo por la urbanización de mis suegros
-Una loca de los gatos (yo)
-La pareja de la loca de los gatos que es casi más loco de los gatos que yo...
-Un gatito que maúlla desesperado y se restriega por las piernas sin conocernos

¿Qué pasa si juntas estos elementos? Pues que el resultado es:


Mi habitación de invitados está ocupada por la gatita sin nombre. Tiene unos 4 meses y es... ¡PRECIOSA! Es pequeñita, cariñosa a más no poder, buena, faldera... ¡un encanto! Es, sin duda, el gato más cariñoso que he tratado en mi vida, de verdad os digo que es increíble...

Y es tan encantadora y cariñosa que, al día siguiente de encontrarla, cuando ya supimos los resultados de las analíticas (está sana como una manzana) decidimos abrir las puertas de la habitación. Y atención al resultado:


El primer día, Apolo observaba desde las alturas.

 Al segundo, Yunus ya se atrevió a subirse a la cama. 

Las chicas siguen mantetiendo las distancias, pero poco a poco... 

Apolo y la peque ya son amigos.

Y os preguntaréis por qué no lloro a la vez que cuento que tengo un sexto gato en casa, ¿no? Pues no lloro ni estoy agobiada porque... ¡ya tiene casa! Y no cualquier casa. Va a ser la hermana de... ¡Naranjito! Nos la encontramos el viernes por la noche y lo primero que hicimos fue preguntarle a nuestra vecina si no le apetecía tener un gato más, a lo que nos contestó que llevaba tiempo planteándoselo y que si estaba sanita se la quedaba a partir de hoy, porque el fin de semana no iba a estar. Así que esta noche se mudará a su nuevo hogar. Entonces sí que lloraré, sí, pero de la pena por la despedida...¿cómo se puede coger tanto cariño a un bicho tan pequeño en sólo 3 días?

lunes, 17 de septiembre de 2012

Lo primero es la seguridad

Mi vecino, al que yo llamaba Naranjito, ya tiene nombre: se llama Clari. Y gracias a su afición a asomarse a la ventana me decidí a llamar al timbre de su casa para proponerle a su dueña una solución anti-caídas, porque me estaba temiendo lo peor. Le enseñé mis redes, mosquiteras y demás artilugios. Y éste es el resultado:


¿Lo veis? A ver, que acerco el zoom:


No conseguí hacerle fotos el día que lo descubrí ahí asomado, sin red ni nada, porque me llevé tal susto que tuve que ir sentarme a la otra punta de la casa, al rincón más alejado, porque me dió un vértigo horroroso, pero si lo hubieseis visto se os habrían puesto los pelos como escarpias.

¿No está monísimo ahí asomado echándose la siesta? Menos mal que ya tiene red, porque si no la que no podría echarse la siesta en paz sería yo...

lunes, 10 de septiembre de 2012

Cuando veas un gato, acuérdate de mí

Estoy segura de que todos los que me conocen se acuerdan de mí cuando ven un gato. Y me lo confirma el hecho de que cada dos por tres algún compañero de trabajo se me acerca y me dice: "hoy he visto un gato y he pensado en tí". O de que todas las semanas alguien me envía una foto de un gato que ha visto por la calle. Incluso personas que sé que detestan a los gatos porque me lo han dicho claramente, se han acercado a un felino para fotografiarlo.

Y el ejemplo más reciente y más exótico de esto que os cuento es esta fotografía de un grupo de gatos que ha sido tomada, ni más ni menos, que en Etiopía.


Al parecer todos estos mininos están esperando a las puertas de la cocina de un campamento. Supongo que porque les darán de comer allí, aunque no puedo confirmarlo porque la autora de la foto, mi amiga Joana, detesta a los gatos y se limitó a inmortalizarlos. Lo que sí le contaron es que los aprecian porque se cargan a las serpientes...

Y la conclusión que saco de todo esto es un poco absurda, pero me hace gracia pensar en mi pequeña aportación a la defensa de los felinos sin hogar: el círculo de personas que me rodea, incluídos aquellos que odian a los gatos, les tendrán, gracias a mí, un poco más de respeto. Y quizás si un día se encuentran uno mientras pasean ya no lo espanten sino que lo dejarán en paz por el simple hecho de que ese minino les recuerda a mi.... ¿no es bonito?... Vale, lo reconozco, cada día estoy más desequilibrada... jiji..

¡Ah! Y un detalle más que confirma mi teoría: el sábado fue mi cumpleaños y los regalos que me hicieron mis hermanos tienen un factor común... ¿adivinais cuál?...

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Sin pilas

Hoy es mi primer día de trabajo después de haber estado de vacaciones desde el 1 de agosto. 35 días sin sentarme en esta silla. 35 días sin tocar este teclado. 35 días que me han dejado planchada...

Sirio tampoco tiene energías. Le he contagiado la apatía.

Dicen que las vacaciones sirven para recargar las pilas y volver con ganas a trabajar, pero yo creo que las he perdido por el camino. Las ganas, las pilas y todo. Ayer escuchaba en la tele que los que tenemos trabajo "no tenemos derecho" a quejarnos, porque hay mucha gente que no lo tiene y que lo está pasando fatal. Y mira que yo suelo empatizar con las penas de los demás y procuro no quejarme porque me siento MUY afortunada por todo lo que la vida me ha dado, pero es que.... es que... ¡¡ES QUE NO PUEDO!!

¿Será que es mi primer día y por eso estoy tan negativa? Espero que sí, porque como siga con este ánimo no creo que llegue hasta las vacaciones del año que viene.

No me queda más remedio que trabajar: ¡sin trabajo
no hay comida! y Yunus lo sabe muy bien.

 ¿Y vosotros? ¿Cómo llevais la vuelta al trabajo/estudios/búsqueda de trabajo/ rutina...? 

sábado, 25 de agosto de 2012

Carta al cielo

Querida Efigenia:

Tú ya sabes esto que te voy a contar, porque desde donde estás puedes ver todo lo que pasa, pero me hacía ilusión compartirlo con todos los que te leían.

Este verano he conocido a tu familia. A tu mamá, al Bene, a Carlitos... Y he de decirte que son un encanto (sí, todos son un encanto, Carlitos también...). Y que nos han tratado como sólo las personas con un corazón inmenso saben tratar a los demás.

Ir a tu casa, a tu jardín, sentarme en tu sillón... Me imagino que viajar a Nueva York y tener la sensación de conocer cada rincón, después de haberlo visto en tantas películas, debe ser una sensación parecida a la que yo he tenido. Yo ya conocía esa casa, yo ya había estado en ese jardín, yo ya había charlado con tu mamá... todo gracias a tu blog.

Y creo sinceramente que tú estabas allí, con nosotros. De hecho, al cerrar la puerta cuando nos íbamos no pude evitar decir en voz baja "adiós, Efi".

Carlitos nos observaba desde la distancia,
 no se terminaba de fiar de nosotros... 
¿se pensaría que lo iba a secuestrar?

martes, 24 de julio de 2012

¡Felicidades, Yunus!

Hoy es el día que elegí unilateralmente para celebrar el cumpleaños de Yunus, ya que no tenemos muy claro dónde, cómo ni cuándo nació. Y como mi chico es tan despistado, pues fui yo la que decidió que el 24 de julio es el cumpleaños de Yunus. Y hoy, 24 de julio de 2012, Yunus cumple DOS añazos.


¿Y cuál es la mejor forma de celebrar un cumpleaños felino? ¡¡Pues con un trocito de pavo!! Yunus no quería nada fuera de lo normal, así que hoy ha tenido un día de lo más tranquilo: ha dormido, ha vigilado a las palomas, ha chinchado a sus hermanos, nos ha hecho la croqueta y me ha ayudado a hacer la cama.

video

¿No es un solete? Si no fuera por esos mordiscos que nos mete cuando le dan ataques de cariño incontrolable, sería perfecto...

martes, 17 de julio de 2012

Ellos

Este cansancio pre-vacacional no me deja ni pensar... me pesan el cuerpo y la mente, soy incapaz de inspirarme. Menos mal que los tengo a ellos, que con unas fotitos pueden llenar una entrada y un blog entero!!

Estrellita reclama su comida delante del cajón, como si lo que hubiese en los comederos no tuviese la suficiente calidad para su nivel... ella es especialita, ¿qué le vamos a hacer?


Apolo y Minerva adornan la mesa del salón, cumplen a la perfección con su nuevo trabajo de "centro de mesa".

Sirio empieza a explorar las alturas bajo la atenta mirada de Apolo. Pasito a pasito, va subiéndose a los mismos sitios que sus hermanos!!


Yunus se echa unas siestas de campeonato, en este caso en compañía de Estrellita, que no se ni cómo puede respirar!!


Y entre calores, siestas y comilonas vamos pasando el verano...

lunes, 9 de julio de 2012

14 días

Me estoy volviendo loca intentando encontrar nuestro destino de vacaciones. Todos los años lo solemos tener claro: elegimos un destino, buscamos un viaje que nos guste y allá que nos vamos. Pero este verano, dada nuestra precaria situación económica, hemos decidido quedarnos por España y dedicarnos al turismo nacional. Yo que pensaba que iba a ser fácil, me las estoy viendo y deseando con los hoteles, cámpings, casas rurales y demás alojamientos...

Eso sí, los gatines ya tienen su reserva hecha y confirmada: del 10 al 23 de agosto los dejamos en Gatosphera, como reyes. Un año más vuelven a su césped particular. Hay que fastidiarse, si es que viven mejor que nosotros...

Apolo: "necesito ir a Gatosphera a desestresarme"

¿Y vosotros? ¿Os vais de vacaciones? ¿Qué hacéis con vuestros gatos / perros y demás?

lunes, 25 de junio de 2012

Si no puedes con tu enemigo...

Hace tan sólo una semana presumía yo de mosquiteras en casa, de lo bien protegidos que están mis gatos, de lo que nos lo hemos currado para que no se escapen... Anoche tuvimos que levantarnos a sacar a Yunus de la jardinera tres veces. TRES VECES. Insisto: ANOCHE, durante la NOCHE. No hemos dormido mal, no... hemos dormido FATAL!!

Afortunadamente en esa ventana hay protección doble y aunque traspasen la mosquitera enrollable se topan con la red y no hay peligro ninguno. El único problema y la razón por la que no los dejaba salir a la jardinera son mis plantas, mis preciosas y delicadas plantas.

La primera solución, a eso de las 6 AM, fue cerrar las ventanas. Resultado: a los 50 grados que ya teníamos en mi casa se unieron unos cuantos más generados por los numerosos cuerpos humanos y felinos. Así que a eso de las 7 abrí las ventanas y las mosquiteras (gracias a que tengo red, estuve a nada de tirar a los gatos...) y los dejé que hicieran lo que les diera la gana, pero que me dejasen dormiiiiiirrrr!!!!

video

Adiós, hortensia. Adiós, cala. Adiós plantas de hojas grandes. Aunque... ¿no están monísimos en el microjardín?...

Al único al que no le hace ninguna gracia el nuevo divertimento es a Sirio, mirad qué cara se le ha quedado...

sábado, 16 de junio de 2012

De aquí no sale nadie

¿He contado alguna vez que vivo en un 8º? Sí, ¿verdad? Algo así como 500 millones de veces... Pues insisto: vivo en un 8º y tengo un poco de vértigo. Y desde que tengo gatos tengo un sueño recurrente: se caen por la ventana... Es horrible, siempre me despierto con la sensación de que se me va a salir el corazón por la boca del susto. Pero no puedo evitarlo, ¿qué le voy a hacer? Una es exageradita y ya no hay quien me cambie...

El caso es que, como tengo ese miedo tan presente, he blindado mi casa a prueba de gatos escapistas. Si eres gato y te secuestro, lo vas a tener muy chungo para librarte de mí porque en todas y cada una de las ventanas de mi casa hay un sistema para evitar accidentes: redes, mosquiteras plegables y correderas, celosías...

Empecemos:

Mosquiteras correderas

Las tenemos en el ventanal de la terraza, que está acristalada. Es verdad que no parecen especialmente resistentes a simple vista, pero después de haber visto a Apolo escalando por ellas, me atrevería a decir que son anti balas.

video

Mosquiteras enrollables y redes

No me convencen nada las mosquiteras enrollables. Para gatos normales quizás sean útiles, pero para gatos brutitos como los míos no sirven. Primero aprendieron a abrirlas pisando en el punto exacto, y después de añadir unos clavos a modo de seguros, se pasaron al método "embisto la malla y me cuelo por el lateral". Por esa razón tuvimos que añadir una doble valla de seguridad: la red.

video

Ahora todos, menos Sirio que tiene vértigo,
disfrutan de las vistas sin peligro alguno.

Celosía de madera

Por último, la ventana del salón, desde la que se comunican con nuestro vecino Naranjito, tiene una celosía de madera que sólo colocamos en verano.


En definitiva, la única forma de escapar es la puerta. Y lo saben. Y lo intentan... pero parece que no saben a quién se enfrentan... jejeje...

jueves, 7 de junio de 2012

El GRAN rascador casero

¿Qué necesitamos?

1. Paciencia y un poco de maña
2. Un sábado por la tarde
3. Uno o varios gatos que dificulten el proceso

¿Cómo se hace?

Compramos todo lo necesario en la ferreteria y, si se tiene cerca, en Ikea. No hay que hacer una gran compra; con cuerdas, baldas y una barra que se sujete al suelo y al techo nos basta.

Necesitaremos una caja de herramientas y una escalera, 
pero todo el mundo suele tener en casa, ¿no? 

No es imprescindible, pero si se tiene un novio en pijama al que poder regañar cuando haga los taladros, pues mejor, porque eso aportará un toque "hecho en casa" que ahora está muy de moda.


No hay que seguir un esquema fijo, cada uno puede hacer el rascador que le pida el cuerpo. Nosotros empezamos poniendo una balda. Este fin de semana planeamos poner la cuarta...

La primera versión del rascador se nos quedó un poco pequeña,
los gatines tenían que hacer turnos para subir.
En la foto, Yunus espera a que Minerva se decida a bajar.

La última, pero no definitiva, versión del rascador
ya tiene tres baldas... ¿cuándo pararemos?!

Resultados

Mis gatos están encantados y toooodas las noches se suben a vigilarnos desde las alturas mientras leemos o vemos la TV en el salón. Estrellita, por supuesto, fue la primera en probarlo. Sirio, que yo sepa, todavía no lo ha estrenado, pero no tengo muy claro que se vaya a subir algún día porque, aunque suene raro en un gato, yo creo que tiene vértigo... 

Sólo una pega: al colocar las baldas no nos acordamos de que los gatos, al contrario de lo que se suele pensar, a veces se resbalan y se caen. Y nosotros, ilusos, colocamos las baldas justo encima de nuestros sillones. Resultado: llueven gatos mientras vemos la tele...


video