miércoles, 24 de octubre de 2012

A mí me daban dos

Los gatos, como los 'Petit Suisse', mejor de dos en dos. Yo ya lo tenía claro, de hecho en mi casa pasamos de tener dos a tener cinco en un periquete, pero quería hacer un alegato a favor de esos gatitos que viven solos en sus casas.

Las vistas, si se comparten, son más agradables.

Conozco a mucha gente que tiene un sólo gato y a la que, en varias ocasiones, he animado a tener otro, pero es que viniendo de mí suena poco creíble, no suelen tomarme muy en serio: yo tengo cinco = se me ha ido la pinza...

Sin embargo ayer hablé con una persona absolutamente cuerda que hasta hace menos de un mes tenía sólo un gato: mi vecina Fernanda. Pasé a su casa para saber de Pitu (y de Clari, claro... jeje) y podría resumir todo lo que me contó en varias frases:
- "Qué contenta estoy, es que estoy encantada con los dos"
- "Con lo pesado que se había puesto Clari, que hasta me mordía, ahora está encantador"
- "Cuando me voy y los dejo solos, ya no me da tanta pena como antes"
- "Se quieren taaanto... y es tan bonito verlos dormir juntitos"
- "Es que estoy tan contenta, es lo mejor que podía haber hecho"
- "Pitu es buenísima y cariñosísima"
- "Se pasan el día persiguiéndose y jugando"

Y después de semejante discurso, ¿cómo iba a dejar de sonreír? ¡Me alegró el día! Al igual que un segundo gato podría alegrar la vida de todos aquellos que comparten su vida con un felino... ¿o no?

46 comentarios:

  1. Es que se portan mejor siendo dos, porque interactúan entre ellos y se tranquilizan. Ferny cambió de forma radical cuando llegó Perfidita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Clari le ha pasado lo mismo, dice mi vecina que era un pillo de mucho cuidado, que tiraba cosas y que mordía, pero ahora está tan entretenido que está muuucho más tranquilo.

      Eliminar
  2. Tienes razón ,dos se entretienen jugando se hacen mas sociables y donde caben dos caben tres.Le voy a decir a la costilla que lea la entrada a ver si se anima ,porque lo que soy yo estoy mas que dispuesto.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí, delavega, si hay tantas familias multigato por algo será, ¿no crees? Además, hay taaaaantos gatitos esperando una familia que los quiera...

      Eliminar
  3. Siiiiiii, yo quiero un hermanito ,apoyo la moción. Huy de quien es ese lomote que se observa en la foto. Amapuches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Claro que siii!!
      El lomote es de Apolo, que es de espaldas anchas...

      Eliminar
  4. Ay que bien!! Me hace tanta ilusión cuando alguien adopta otro gato!! Sin duda, mejor dos. Bueno, mejor dicho... lo mínimo son dos. De ahí en adelante, todo es bienvenido :))))).
    Ellos estan más contentos y acompañados. Y una también está más tranquila sabiendo que cuando se quedan solitos, en realidad, no están solitos para nada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, lo mínimo son dos!! Y como tú dices, qué ilusión cuando alguien se anima a tener otro!!

      Eliminar
  5. Me encanta!!!. Qué bonito lo que cuentas!!!. Yo en algún momento de mi vida tendré gatos (propios digo, callejeros a los que he alimentado he tenido un montón)...pero ahora no es el momento, aparte que vivo con mi madre y ella se niega en rotundo.
    En fin, que me encanta que ese par de dos sean tan felices...y su dueña y tú...en fin, que nos alegramos todos!!jajajajaja


    Besotes!

    Charo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tu madre se niega, vamos mal, porque a ver quién hace cambiar de opinión a una madre... ¡¡menudas!!
      Esperemos que ese momento de tu vida llegue pronto. Y ya sabes, mínimo dos ;)

      Eliminar
  6. Bueno, es que la vida con hermanitos es más emocionante. Cuando yo llegué a casa mis bipes ya tenían a Coky, y aunque estaba viejo nos divertíamos juntos.

    Cuando murió me quedé muy triste, pero ahora tengo a Tuna. es verdad que me fastidia mucho y que nos peleamos, pero también jugamos mucho.

    No sé cómo será con los gatitos, pero dos perros es mucho trajín y, aún así, los bipes no se quejan demasiado. Además, desde que Tuna está en casa yo soy más buena (por eso de ser la favorita)

    ¡Muchos lametones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me imagino que dos perros son más trajín, incluso más que cinco gatos... Yo ya no tengo espacio en casa, pero después de la experiencia no descarto que, el día que pueda, vivan conmigo un par de perros... ¡¡Como me oigan mis gatos se erizan!!

      Eliminar
  7. Tienes mucha razón,a mami ya le gustaria otro gatuno ya,pero me parece a mi que el tete,se va a tener que apañar conmigo jiji.

    Nos alegra ver que la pequeñina está tan bien adaptada a su mamá y a su hermanito.
    Lametones mil familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuestro gato no se puede quejar, te tiene a tí!! Estoy segura de que tú también te has felinizado un poco, ¿no? Cualquier día te pones a ronronear ;)

      Eliminar
  8. Es como los niños... DOS dan menos guerra. Eso está clarísimo.
    El Umpa es un caso especial e incluso entre la multitud es capaz de armarla (como ha demostrado en múltiples ocasiones) pero es cierto que el verano ha sido bastante tranquilito, porque no me daba tanto la paliza.
    Tendría más con él, pero por mi situación es imposible...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estaba escribiendo la entrada me estaba acordando de tí, supongo que eres uno de esos casos en los que, ahora mismo, es imposible. Lo bueno es que ya estás "predispuesta" y me consta que en un futuro, no muy lejano, las circustancias cambiarán y tu casa empezará a llenarse de gatos... ¿a que si?

      Eliminar
  9. 100% de acuerdo contigo. Creo que lo dije alguna vez, cuando Mila llegó a mi casa, Tai comenzaba a hacerse un gato aburrido, casi siempre echado, casi siempre durmiendo y cogiendo libras. La peque llegó y fue un cambio total para el. No puedo olvidar el día que la tarímos de vuelta )por puro extrañarla) luego de haberle buscado un hogar, Tai la reconoció al instante y no paraba de lamerle la cabeza pues a pesar de no haber convivido tanto tiempo, ya había un lazo fuerte entre ellos. La verdad es que casi desde el principo se acoplaron muy bien y aunque a veces se sobrepasan jugando y alguno termina bufando al otro (y entonces yo intervengo!!) la mayoría del tiempo son muy bien llevados.
    Me encanta verlos cuando se demuestran cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que las peleas y bufidos son inevitables, ¡igual que las peleas entre hermanos humanos! En el fondo, aunque se peguen un poco, no pueden vivir el uno sin el otro.

      Eliminar
  10. Estoy de acuerdo contigo, yo empecé así no quería que estuviera uno solito. Me alegro que los gatos de tu vecina hayan fraternizado tan bien y ella esté tan feliz. Estas historias son las que me gustan!!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas son las historias que nos hacen falta, no tanta crisis y tanto paro ;)

      Eliminar
  11. Totalmente de acuerdo! Yo empecé con uno y cuando cumplió el año, pensamos que ya no podía hacer que corriera tanto como cuando era pequeño. Que le hacía falta compañía... Así que buscamos a su pareja. Al cabo de un par de meses encontramos y acogimos a Zoe. Desde entonces dormían juntos, jugaban juntos, hacían mucho más ejercicio y la casa es más entretenida. Con el pasar del tiempo, nos mudamos de casa y en la nueva casa, un día como otro cualquiera apareció Saki en nuestra puerta. era tan sumamente cariñoso que no hubo otra opción: lo adoptamos de inmediato! Actualmente los tres son un panzón de reir. Corren más que nunca, saltan, juegan, duermen juntos (bueno si Saki no empieza a fastidiar, claro). Creo que es lo mejor. Tener como mínimo 2 gatos= imprescindible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta cuando alguien me cuenta algo como "era tan sumamente cariñoso que no hubo otra opción: lo adoptamos de inmediato"... jejeje... sí había otra opción, lo que pasa es que ni te la planteaste porque no pudiste resistirte a sus encantos!!

      Eliminar
  12. Qué bien que tu vecina se haya animado a adoptar otro gatin... :D :D

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se empieza por dos y luego... ¡¡mirame a mí!!

      Eliminar
  13. Yo llevo queriendo un segundo gato desde que tengo el primero, pero vivo con mi madre, y no, no se la puede convencer, le he rogado que deje traer alguno aunque sea de acogida, y no. Estoy deseando tener mi propia casa, porque este en un pis-pas va a pasar de ser hijo único a tener por lo menos dos hermanos, que casi los tengo hasta elegidos, pero creo que es tal mi deseo que no llega la hora de que se cumpla, maldita crisis!!
    Lo bien que le vendría a mi gato una compañía, para que se espabilase un poco, si, es un honorable anciano de 60 años, pero un poco de marcha no le vendría nada mal, porque yo creo que se aburre.
    A mi no me tendrías que convencer, yo nací convencida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso es bueno! Tú ya estás convencida, lo que necesitas es que se den las circustancias... ya verás, todo llega, ojalá que pronto tengas a tus tres gatines corriendo por casa. Y entonces ya me contarás qué tal llevas lo de los pelos ;)

      Eliminar
  14. Yo soy de la misma opinión, dos mejor que uno. Guindilla cambió completamento cuando llego Canela, no nos mordía ni estaba tan mal acostumbrada, cambió en muchos aspectos y Canela es que es tannnnn linda.

    Besos

    PD yo podría tener también un montón, pero me atan en casa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Guindilla le pasó como a Clari, estaban pidiendo a gritos un compañero/a y tuvieron que dedicarse a morder para que sus humanos se diesen cuenta!!

      Eliminar
  15. Suscribo totalmente tus palabras. Cuando mi niñita llegó a casa, estaba solita y se notaba que lo pasaba mal, se estresaba de estar todo el día solita. Cuando llegábamos, maullaba como una loca y nos seguía por todas partes. Eso hizo que decidiéramos traerle un hermanito y hay que ver el cambio que pegó la gata. Desde entonces, es otra, tranquila y feliz (aunque su hermano la chinche de vez en cuando jajajaja) Si lo llego a saber antes, los traigo a los dos a la vez. Claro que yo soy como tú, no tengo cinco (o siete o diez) porque mi marido no me deja, que si no... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pues no le hagas caso a tu marido!! Si nosotras hacemos lo que queremos ;)
      Al menos ha consentido que tengas dos, que para una persona que no está del todo convencida supongo que ya es un paso grande.

      Eliminar
  16. Voto x dos! yo traje el segundo a casa después de un año, y el primer inquilino se lo tomó bastante mal...ahora no es que sean los mejores amigos, pero
    de vez en cuando, entre pelea de sumo y persecuciones varias se dan un par de lametones ;-)


    Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los míos tampoco son amigos del alma, aunque en el fondo estoy segura de que no podrían vivir los unos sin los otros!

      Eliminar
  17. Yo estoy deseaaaaando tener dos!
    Pero de momento no hay manera, vivo con mis padres y hasta que la crisis no me deje independizarme, creo que seguirá siendo hijo único... pero anda que no tengo ganas ni nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces tiempo al tiempo, a tí no hay que convencerte de nada, sólo desear que se den pronto las circustancias... A ver qué piensa Jan Jan sobre dejar de ser hijo único...

      Eliminar
  18. Nosotros eramos dos hasta que llegó Elmo... Ahora, una vez alcanzado el equilibrio, esperamos sinceramente quedarnos en trío felino. ¿Queda claro, humanos queridos? ¡Que a veces hasta tres son multitud!

    ¡Saludetes gatunos!

    PD.: Nos alegra leer que Clari y Pitu se han adaptado tan rápido y tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ¿equilibrio con tres? No, no, en tu balanza aún caben más ;)

      Eliminar
  19. Es cierto, un gatito solo en una casa se aburre, ellos juegan mucho con sus hermanitos cuando son pequeñitos y apartarlos debe ser traumático para un gatito,lo mejor es que sean dos y si se puede más ¡ mejor todavía ! hay tantos abandonados que necesitan un hogar, yo ya voy por los siete!! con los dos bebés que rescatamos hace dos neses y que son un sol de cariñosos!!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues 7 ya va siendo un número considerable, una colonia gatuna en toda regla...

      Eliminar
  20. Totalmente de acuerdo, para nosotros y para Sagu el que llegara Hirua a casa es lo mejor de lo mejor. Sagu también se ponía pesado e incluso agresivo pero por aburrimiento.

    Lo mejor dos gatos... bueno, o cinco.

    ResponderEliminar
  21. Dos o tres o cuatro (jeje...) son más felices, aunque también hay "lobos solitarios" que prefieren ser hijos únicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, muchas veces leo casos de gatos a los que les buscan un hogar sin más gatos, porque son incompatibles. ¿Será porque se han criado solitos desde muy pequeños? O porque son ermitaños, como algunas personas...

      Eliminar
  22. Opino igual , dos gatos siempre mejor que uno y si son tres mejor que mejor :))
    Como suele decirse "Donde hay pelo hay alegria"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... nunca había aplicado esa frase a una casa con gatos, pero lo haré a partir de ahora ;)

      Eliminar
  23. Gema querida, tendrías que haber ido a mi casa hace años (cuando yo la ocupé) y haberle dado esa charla Efi, a ver si la convencías! Yo me llevaría bien con todos, pero creo que de momento me quedo solo, aunque siempre está por ahí Pulguerín.
    Adiós, hasta otra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees que habría convencido a Efi? A mí me parece que ella lo tenía muy clarito...
      Así que de momento te quedas solo, ¿no? Tú lo has dicho: "de momento"...

      Eliminar