sábado, 25 de mayo de 2013

Dos

No sé si son casualidades o es que nuestro camino ya está trazado, pero cada vez estoy más convencida de que muchas de las cosas que me han pasado han sido de ese modo porque yo estaba en el sitio adecuado en el momento adecuado. Y este pensamiento taaaaan profundo se me ha venido a la cabeza cuando me he dado cuenta de que ya hace dos años que Sirio apareció en mi camino.

 "Qué vergüenza me entra cuando te pones sentimentaloide..."

Si yo no hubiese salido a dar un paseo durante el descanso de la comida, no lo habría oído. Si él no hubiese maullado justo en el instante en el que yo pasaba a su lado, no lo habría visto. Si no hubiese sentido una punzada en el corazón, no me habría parado.

Un día, como cualquier otro día, en pleno Paseo de la Castellana de Madrid, con la calle llena de coches y gente enchaquetada que camina deprisa mirando su móvil. Ambiente de trabajo, humo de coches, ruido, prisas.... y, de pronto, nos cruzamos. Y yo me voy corriendo a comprar una latita. Y me siento en el suelo a mirar cómo se la zampa. Y me da igual lo que piensen los enchaquetados y que estemos a casi 30º, porque en algún sitio está escrito que ésto tiene que ser así.

Y pensar que estuve a puntito de darte en adopción... ¡¡se me ponen los pelos como escarpias!!

"¡¡Me voy!! ¡¡No quiero fotos!!"

29 comentarios:

  1. Yo soy de las que piensa que todo está escrito, así que te entiendo perfectamente ;)
    Lo mejor que pudiste hacer es no darlo en adopción y seguro que él te está muy agradecido.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él me lo agradece todos los días con sus miaus y sus cariños, creo que está encantadísimo de ser un gatito casero!!

      Eliminar
  2. Aysssss, qué bonitoooo!!!
    Yo con el Umpa puedo decir que así... Con Galia sí y no... porque aunque estaba por un sitio por donde paso a diario, cuando fui a por ella, ya no la veía... y tardé una semana en volver a verla... jaja
    Con la Malaúva, anduve ¡¡2 años!! hasta que mis progenitories la acogieron definitivamente en casa tras mangársela al vecino...

    Con el Umpa fue...: verlo, ir al día siguiente a llevarle comida y comprobar que seguía... volver al día siguiente con un transportín... Y... comienzo de la pesadilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji... ¿pesadilla? ¿y lo contenta y acompañada que estás mientras estudias? Con tus bolis por el suelo y tus apuntes pisoteados...
      Lo de Galia y Malaúva fue más bien "el que la sigue la consigue", pero en todo caso en algún sitio estaba escrito que te cruzarías con ellos. O no...

      Eliminar
  3. Me ha encantado y me ha emocionado también, te imagino a pleno sol sentada en una acera viendo a un gato comer y la gente...bah!!van mirando los móviles, nadie se fijo en ti, jajajajja!!!

    Yo creo en el destino, y en el karma también cada vez mas, pienso que las cosas pasan por algo, que el destino de Sirio era que tú pasases por allí, creo que él lo sabía y por eso maulló.

    Mi gato llegó a mis manos porque era para mi sobrina, pero como pasaba mucho tiempo solo pues lo subimos a mi casa, y hace 11 años que no ha salido de aquí, la verdad, no es una historia muy emocionante.

    Agur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí que es emocionante! ¡Se lo robaste a tu sobrina! ;)
      Yo también quiero creer que el karma existe y que devolverá a cada uno lo que se merece, sobretodo a los que se aprovechan de los más indefensos. Y ahí lo dejo, que me enciendo...

      Eliminar
  4. A mi me paso lo mismo cuando encontré a minino un día que volvía de la universidad y a ary que la oímos de noche porque estaba atrapada en un coche .. Teníamos que encontrarnos 

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vuestra es, claramente, otra historia de "estar en el momento adecuado en el sitio adecuado"!!

      Eliminar
  5. No existen las casualidades sino las "causalidades", cada vez lo tengo más claro!. Bonita historia que os hizo coincidir a los dos!

    Besitos!

    Charo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, me apunto tu frase!!

      Eliminar
  6. ¡Ains! Qué bonitas son estas historias: y es que cosas así consiguen que las casualidades o el destino lleguen a merecer la pena.

    Saludetes gatunos y feliz 2º aniversario de ese encuentro en plena Castellana ;)

    PD.: Nos encanta la foto de Sirio escondido, pero escapando nos gusta incluso más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la foto de Sirio escapando refleja a la perfección su esencia... jeje...

      Eliminar
  7. Ellos han llegado a nuestras vidas por alguna razón especial, ni lo dudes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo, me habéis convencido entre todos!!

      Eliminar
  8. Durante un traslado, la madre biológica de mi gato Bruno perdió a su cachorro sano, de tres días, en un rincón inaccesible (para ella) de mi patio. ¿Por qué cayó en mi patio y no en los de al lado, donde no vive nadie? Pues eso: causalidades, yo también creo en ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que el destino te eligió a tí para que lo encontrases, porque Bruno podía haber caído en cualquier otro sitio. O no haber caído. Pero ahí está, contigo. ¡Qué bonito!

      Eliminar
  9. Tan cierto... ¡cómo que si el Crij y yo no nos hubiéramos acercado a esa basura, yo hoy no tendría a Ferny!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y estoy segura de que, en tu vida habitual, no sueles acercarte a las basuras así como así, ¿verdad?... ¿o sí?... ;)

      Eliminar
  10. Mi madre se acuerda perfectamente de cuando anunciaste que se quedaban el ex Micifú y Estrellita. Fue una alegría porque además siempre fue el segundo "enchufado" de vuestra familia jeje, ¡aunque los queremos a todos!

    ¡Vaya tendedero chillout más chulo!

    P/D: Sirio no te avergüences que se que estás encantado de oírla

    ¡Minerva no te zampes las calas! ¡Ni los helechos! ¡Caca, eso no se come!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te acuerdas? Qué emoción el día que tomé esa decisión, aunque en el fondo fondo yo ya sabía que no se irían...
      No, no, las plantas no se comen!! Sólo se jod&#@ un poco con la patita, lo justo como para tirar hojitas y tierra al suelo y que yo tenga que barrer...

      Eliminar
  11. Aun recuerdo el dia que me encontré a una de mis gatitas en la callle, estaba comiendose una nube... la pobre.
    Aparcamos la moto y cuando volvimos de nuevo estaba esperandonos en el sillin,.. no lo pensamos ni un segundo, nos la llevamos a casa y ahi estuvo durante 15 años, despues enfermó y poco se pudo hacer,, Nos regaló unos años maravillosos :))

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, se me olvidaba, en mi blog acabo de poner una foto, que creo define a la perfección como nos sentimos los que tenemos el inmenso privilegio de vivir con gatos.
    Al menos yo me siento asi :))
    No te pongo el enlace aquí, porque no me gusta demasiado dejarlos( clikeando sobre mi nombre vas directa)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tierno me parece que te acuerdes de que se estaba comiendo una nube, creo que es ese tipo de detalles que te parten el corazón y que se te quedan en la retina para siempre. Tenemos una sensibilidad especial, no crees? Seguro que un montón de gente pasó por su lado y ni se percató, tuviste que ser tú la que se dió cuenta!

      Eliminar
  13. Te estoy imaginando con la lata, los 30ºC, las corbatas... si es que los gatos son los gatos. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no hubiese sido un gato quizás habría pasado de largo... jeje..

      Eliminar
  14. Pues felicidades a Sirio también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias!! Es el mes de los cumpleaños!!

      Eliminar
  15. Seguro que más encantado imposible! aunque nos haya salido tímido claro..ojalá más gatos tuvieran tanta suerte como Sirio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pudiéramos ayudarlos a todos...

      Eliminar