martes, 26 de febrero de 2013

Tras las cortinas

Me gusta asomarme a las ventanas de mi casa, a pesar de que no tengo delante un paisaje demasiado alentador. Pisos y más ventanas es lo que veo desde la mía. Aun así, me gusta asomarme y observar, al igual que hacen mis gatos. A veces me parapeto tras el ficus o tras el visillo y observo las ventanas de los demás, me imagino quién vivirá en cada casa, qué estarán haciendo, por qué tienen la luz encendida... Y si por casualidad soy descubierta, vuelvo a la privacidad de mis paredes con un rápido movimiento lateral...

Hay quien diría que eso se debe a que soy observadora. Yo matizaría y más bien me referiría a mí misma como cotilla o fisgona. Pero a mi favor he de decir que, si no hubiera sido por esta afición mía, no habría descubierto la existencia de Clari/Naranjito. Es más, si Clari/Naranjito no hubiese sido un gran cotilla, su hermanita Pitu no habría seguido sus pasos...


¿La veis? Te hemos pillado... ¡¡cotilla!!

Y de mi observación también deduzco que yo no soy la única cotilla, porque... ¿quién no se ha colocado alguna vez detrás de una cortina intentando no ser descubierto? Yunus, te veo...


La siguiente conclusión a la que he llegado es que el afán de fisgar no lo comparten sólo gatos y humanos. Los perros, esos que presumen de ser los mejores amigos del hombre son unos... ¡¡cotillas!! Y a las pruebas me remito:


Mirad al disimulado éste... ¿se pensaba que no lo iba a descubrir? ¡Ja! Pues menuda cotilla soy yo... A pesar de esa pose de estatua lo he pillado...

Aunque para poco discreto éste otro perro tamaño caballo, sobre el que yo podría galopar sin problemas dado su gigantismo...




Conclusión final: todos llevamos un cotilla dentro y el fisgoneo no entiende de especies.

32 comentarios:

  1. jajajaja seguro que no!! Yo también observo mucho desde la terraza, me encanta ver cómo viven los demas, bueno... no es que me guste verlos cual mirona, sino que veo cómo la gente se desenvuelve en su vida diaria, supongo que mi personalidad gatuna me lleva a esto, jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, aclaremos, no es que me guste ver a las personas, me gusta imaginarme lo que pasará tras sus ventanas... uy, no sé si ésta aclaración está sonando incluso peor.. jeje... bueno, tú me entiendes ;)

      Eliminar
  2. Así que la cosa va de cotillas, ¿eh? Pues parece obvio en función de las pruebas que aportas que ni humanos, ni gatos, ni perros escapamos a esa "afición"... Ejem, ejem...

    ¡Saludetes gatunos y cuidadín, que así empezó el prota de La ventana indiscreta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo todavía no he usado prismáticos, pero cámara de fotos sí... de hecho, temiendo estoy el día en el que mi vecina Fernanda me pille haciéndole fotos a su gato asomado a la ventana, espero que no se piense que la espío... jeje...

      Eliminar
  3. A minino y a Ary les encanta cotillear por las ventanas, se pasan horas en la ventana de la entrada , donde además tienen acceso a ver la carretera y todo lo que pasa por allí les concierne!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, lo que pase por delante de mi ventana nos interesa porque forma parte de nuestra casa... ¿o no? ;)

      Eliminar
  4. Yo soy super cotilla, me encanta fisgar por la ventana como haces tú y también me imagino la vida de los demás, eso lo hago también cuando voy a la playa y veo a gente hablando, pienso, ¿qué dirán?, y me imagino la conversación que tienen.

    Hay veces que cojo al gato en brazos y le digo, "mira a ese que está en su casa... blablabla" y le cuento una historia, y ahora que tengo un parque en frente de casa no veas que ratos mirando a los que sacan a los perros, que también son cotillas los canes, que no vaya a ser que solo vamos a serlo tú, yo y nuestros gatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la playa es muy propensa al cotilleo, porque te pasas ahí los ratos tumbada y, sin querer, te pones a observar a los demás... y te llegan sus conversaciones...
      Y ahora que dices lo de los perros, mis gatos observan desde la ventana al perro gigante de las fotos, es al único que siguen con la mirada!! Por eso me entero de cuándo lo saca su dueño, porque mis gatos me lo chivan ;)

      Eliminar
  5. Me da mucho vértigo y pavor ver al perro tamaño gigante.
    Ferny es un cotilla y vivimos en un bajo, por lo que me daría pánico la que liara en una mudanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que un poco de vértigo sí que da, pero yo creo que los perros no son tan atrevidos como los gatos, ellos son más conscientes de las alturas... ¿no?

      Eliminar
  6. ¡Pues eso parece! Ese perrocaballo gigante, está muy gracioso asomado, pero el perro estatua, ¿está de pie y todo para ver mejor? ¿no? ¡ ese sí que es cotilla, pero cotilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es que tenías que haber visto al pequeñajo, tiene una técnica depuradísima, ¡¡ni se movía!!

      Eliminar
  7. ¡Que majo el perro mini! Por poco no llega para mirar por la ventana de lo escuchimizado que es. Lametones gatunos de Oneka y Camille:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, yo creo que estaba de puntillas... jeje..

      Eliminar
  8. jajajaja, a mí me encanta mirar otras casas... E imaginarme cosas. Ver ropa tendida y pensar quiénes vivirán ahí... No sé. Soy muy novelera, creo yo.

    Los felinos simplones son de lo más cotilla que hay... Todo lo tienen que ver.. Pero me mola...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serás novelera, sí, pero yo también!! Lo de la ropa tendida es interesantísimo, se saca muchísima información... jijiji...

      Eliminar
  9. A mi también me gusta asomarme de vez en cuando por las ventanas, sobre todo si sé que tenemos vecinos gatunos o perrunos. Por desgracia los pocos que había se marcharon :(

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sigue asomándote, lo mismo un día te encuentras un vecino nuevo, ¡nunca se sabe!

      Eliminar
  10. La ventana indiscreta, jeje.
    Yo ya no me asomo. Enfrente de casa vive la "viejaelvisillo", sería un duelo de cotillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues sí, teniendo enfrente a otra cotilla la cosa cambia, yo tampoco me asomaría...

      Eliminar
  11. jajajaja...los has pillado a todos por mucho que se escondan!!!jajajajaja

    besos!


    Charo

    ResponderEliminar
  12. Buenas! Cotilla no sé pero que eres un lince seguro! madre mía que vista! yo a veces no encuentro ni a lupe :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un lince localizando gatos, aunque no sé si eso es bueno, porque luego me los llevo a casa ;)

      Eliminar
  13. Me encanta ver gatos chafardeando!! Yo casi siempre tengo las cortinas abiertas, y siempre estan mirando a ver que se cuece.
    Que graciosos tus mininos cotilleando :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo las cortinas y persianas abiertas, no las cierro ni por las noches para que ellos puedan seguir asomándose!

      Eliminar
  14. Cotilla cotilla hehehe pillado por los paparazzi hehe,pero todos los gatos lo llevamos en los genes ,si no seriamos tortuguitas u otro ser pero no gato.La cotilla de Caracas Merlina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que Merlina también es una cotilla, ¿eh? Está claro que es una carcacterística genética, en este caso la nacionalidad da igual ;)

      Eliminar
  15. Pues sí, todos somos bastante cotillas. Y Sagu e Hirua ya ni te cuento. Qué cotillas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la frase "todos somos bastante cotillas" te estás acusando a tí mismo, ¿no? jejeje...

      Eliminar
  16. Para el caso de los peludos, aquí solemos tener un refrán que dice: la curiosidad mató al gato. Es decir, cotillas por naturaleza.
    Y en cuanto a humanos pues... no es bueno pero como entretiene, jaja!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese refrán también lo decimos nosotros!! Y como bien dices, cotillear es muy entretenido...

      Eliminar