lunes, 12 de enero de 2015

Grandes desgracias que quitan el sueño

Seguro que no soy la única que se alegra: ¡¡POR FIN SE TERMINÓ LA NAVIDAD!! ¡¡POR FINNN!! La gran mayoría lo dirá porque se terminaron los niños en casa, las comilonas multitudinarias o las aglomeraciones en las tiendas, pero yo lo digo, básica y principalmente porque...
¡¡YA NO TENDRÉ QUE ENDEREZAR MÁS EL ARBOLITO!!


Es más, después de 15 días recolocando los adornitos diré lo mismo que afirmo tooodos los años al terminarse la Navidad: El año que viene NO pongo el árbol (dentro de 11 meses se me habrá olvidado, porque queda taaaan mono...)

El caso es que después de hacer la foto la he estado analizando un rato y me he dado cuenta de que en ella se acumulan gran parte de las "grandes desgracias que me quitan el sueño por las noches": Los laterales de mis sillones están destrozados, mi alfombra está siempre arrugada y parece que me acabo de mudar por la gran cantidad de cajas de cartón que acumulo...

Sirio, pillado in fraganti en plena pelea con la alfombra.

Estrellita ocupando la caja que suele estar en mitad del pasillo, 
en el sitio exacto en el que asegurarme un tropezón.

Pero no todo termina ahí, porque también mantengo una gran lucha física y mental contra las huellas indudablemente felinas que adornan mis muebles:


Y como no podía ser de otra manera, la GRAN PELEA de mi vida es contra los malditos pelos. De momento ganan ellos, pero todo se andará...
¿Cómo puede ser que tenga pelos hasta en la ropa interior?.......... Mmmmm....

Menos mal que, en compensación por todos estos sufrimientos, los Reyes Magos han tenido el detallazo de traerme un teléfono móvil nuevo en sustitución del zapatófono que utilizaba hasta ahora. ¡¡Fijaos si es moderno, que puedo hacerme hasta selfies como las famosas!!

34 comentarios:

  1. Me hiciste reir.
    El día que armamos el arbolito el gato fue enseguida a ver que era. Su patita se dirigió a un adorno con la cabeza de papá Noel. Lo sacamos enseguida, pero a la mañana siguiente el arbolito estaba despatarrado por el piso y el adornito un poquito alejado. Lo volvimos a colocar de pie y ya no le dio bolilla. Quedó intacto hasta que lo desarmamos hace unos días.
    Los pelos también los tenemos por todos lados, con eso no hay caso.
    Felicitaciones por el celular.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte hecho reír, de eso se trata ;)
      Tu gato es un santo, ¿solo lo tiró una vez? Yo creo que mis fieras se contagian la maldad unas a otras...

      Eliminar
  2. jajajja me encantan las fotos!!! Incluyendo el selfie!!! mola!!!

    A mí se me olvidan las desgracias de un segundo a otro... Y un segundo después quiero asesinarlos de nuevo... jaja :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es una relación de amor-odio: a veces los cojo con la firme intención de estrangularlos pero me quedo en un achuchón con beso sonoro, que seguro que les fastidia más ;)

      Eliminar
  3. jajaja yo también digo lo mismo, el año que viene nanai de la china, no pongo más el árbol. Este año Indiana ha hecho de las suyas, no tira el árbol porque es grande y robusto (me encantan grandotes y no me dejaron comprar el que llegaba al techo, cachis) pero sí se mete debajo, juega con los adornos y se los lleva por ahí, las tiras de luces están medio fundidas, etc. etc.
    Tu los sofás y yo las sillas destrozadas, tenemos el conjunto completo!
    Las próximas Navidades ya se verá que hacemos, jeje.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indiana es, como Apolo, una ladrona de adornos. Esta mañana me he asomado debajo del sofá para rescatar una bola de papel de aluminio y he descubierto dónde estaban las bolas del árbol que habían desaparecido...

      Eliminar
  4. Ya sabes eso que dicen por ahí: un gato (o, en este caso, cinco) no es culpable aunque se demuestre lo contrario. Y fíjate que no es "hasta" como en la versión para los humanos, sino "aunque", lo cual deja un amplio margen para arañar sofás, arrugar alfombras y dejar huellas y pelos por toda la casa sin dejar de parecer encantadores y requetemonos.

    En fin, Gema: el año que viene veremos si hay arbolito o no, pero hasta entonces ¡a disfrutar del 2015!

    Y, por cierto, fantástica esa selfi :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, haciendo caso a tu reflexión sobre la culpa felina, quieres decirme que Sirio no tiene la culpa de que la alfombra esté siempre arrugada, ¿no?........

      Eliminar
  5. Salve-el-atún me tiró todos los adornos y recolocándolos quedó tan cutre que un niño de dos años lo hubiera decorado mejor.

    Besos

    35+2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra de las consecuencias: los adornos, que en un principio estaban uniformemente distribuidos por el árbol, terminan las navidades colgados en el mismo lado...

      Eliminar
  6. Conseguimos burlar a los felinos con el "árbol de Navidad aéreo", porque del tradicional hace años que nos despedimos.

    ResponderEliminar
  7. Pues entonces tú has sido más lista que yo, te libras de unas navidades con el parqué regado de adornitos. ¿El árbol aéreo es un árbol en lo alto de algo? Mmmm... pensaré en esta opción...

    ResponderEliminar
  8. Jo, que fotos tan chulis! Lo de las peleas con la alfombra (y con los muebles, incluido el tapizado del sofa) me resulta taaaaan familiar...hasta he pensado en hacer una casa zen y eliminar todo elemento "arañable"...pero luego te miran con ojitos, y se acabaron los buenos propositos:-)

    Un beso para todos

    Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo había pensado en no poner la alfombra este año, pero al final una de las razones más poderosas que me han llevado a sacarla del trastero, es que les encanta afilarse las uñas en ella y tumbarse... Para que veas, soy una esclava...

      Eliminar
  9. Yo siempre quiero que se pase pronto Navidad porque no es que sean unas fiestas muy divertidas para mi, pero tu no te quejes que tienes la diversión asegurada, mujer!!jajajajaja
    Ahhh y yo sigo teniendo mi zapatáfono adorado, tan zapatáfono que no tiene cámara de fotos ni "ná de ná"...sirve sólo para llamar y que te llamen!!jajajaja
    Besitos!!!

    Charo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando dejes de tener un zapatófono y tengas cámara de fotos para poder retratar a tu tortuga ya me contarás si engancha o no... ¡¡mi teléfono está saturado de fotos de gatos!!

      Eliminar
  10. jajaja lo que me he reído. Me encanta ese selfie gatuno!!
    Nosotros el arbol lo ponemos en la terraza, bueno este año ni eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena idea, lo malo es que los míos se pasarían las navidades rascando la puerta para que les dejase salir...

      Eliminar
  11. Jajajaja!!! nosotros este año no hemos tirado el árbol!!! si algunos adornos, nuestro sofá esta todo deshilachado (las esquinas), también dejamos pelos por todo (en la ropa interior aún no) pero si arena del arenero repartida por todo el pasillo!!! y también siempre ronda alguna que otra caja por casa, pero solo por lastima, nos lo pasamos tan bien que a mama le da pena tirarlas.
    Es que las casas donde vivimos los gatos son especiales, se nota nuestra presencia en todos los rincones!!!
    Ronroneos
    Micky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería imposible ocultar los rastros que vais dejando en nuestras casas. Me ha encantado la descripción de la tuya, ¡¡exactamente lo que pasa en la mía!!
      ¿No tienes pelos en la ropa interior? A mí se me pegan en la lavadora, mezclo jerseys y braguitas y al final....

      Eliminar
  12. Miau miau miau,menos mal que yo soy un gatito muy bueno (eso dice mami) y no he tocado para nada el árbol de Navidad.Ahora el jarrón de mimbre con esas plantas de madera tan tentadoras,ya es otra historia miau miau miau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Melito!! ¡¡Qué alegría leerte!! Yo tenía un jarrón en la entrada con unas flores de madera monísimas que quedaban estupendamente combinadas con el color de la pared... pero un día el jarrón apareció roto (¿quién sería?...) y las flores están en el trastero :(

      Eliminar
  13. Yo este año compre uno bastante pequeño y casi no lo tiraron XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿"Casi" no lo tiraron?... jjaajaja.....

      Eliminar
  14. Hola, con tu permiso me quedo por aquí. Son guapísimos tus gatos. Yo también tengo tres, Fede, Stevie Ray y Ramsés, son adoptados.
    Besos y ronroneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Lidia!! Bienvenida, por aquí nos encantan las familias felinas ;)

      Eliminar
  15. !!Hola Gema!!:
    En casa tenemos un arbolito pequeño y lo ponemos encima del aparador, Dina subía a curiosear cuando era chiquita pero como ya es toda una adulta seria y responsable de 8 años no le hace ni caso; eso sí, las esquinas del sofá las araña con el entusiasmo del primer día.
    Preciosa Estrellita en su caja jaja
    Cariños a todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso es que los míos ya empiezan a ser mayorcitos, se supone que tendrían que tranquilizarse, pero yo creo que si a uno se le ocurre una maldad se retroalimentan entre todos...
      Compartimos la desgracia de tener las esquinas del sofá arañadas ;)

      Eliminar
  16. Jajajajajaa Nosotros nos planteamos no poner el árbol este año... ¡Pero es que se lo pasan tan bien! Da pena quitarles el entretenimiento del año :) Eso sí, con 5 gatos en casa no sé si el pobre sobrevivirá un año más...
    Un saludo Gema, encantada de haberte conocido gracias a Rumbo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me lo planteo todos los años, pero al final caigo... Confieso que es una risa ver sus caras de ilusión cuando abro la caja de los adornos y descubren una montaña de bolitas... :)

      Eliminar
  17. Me he reído mucho leyendo el post, me he sentido reflejada en todo... el árbol este año no lo hemos puesto, me paso los días poniendo bien las alfombritas, los pelos, cajas en el sitio menos pensado, huellas, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy.... si es que somos unas sufridas!! ;)

      Eliminar
  18. Está muy bien el teléfono nuevo, pero ya te podían haber traído un sofá nuevo, un armario más grande para que metas la ropa y una persona que te haga la limpieza. ¿A que no te hubiera importado? ah, y una casa con jardín con arbolitos sólidos que no se caigan. jijiji.
    ¡ buenas noches y que duermas bien!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del sofá, el armario y el encargado de limpiar no te creas que me importan tanto, pero la casa con jardín... ¡¡la visualizo todos los días!! ¿No dicen que tienes que imaginar lo que quieres para que se te cumpla? Pues anda que no llevo yo años con el jardincito en la cabeza y no hay manera...

      Eliminar