sábado, 30 de julio de 2011

Familia (temporalmente) numerosa

La nueva mamá de Sirio (antes Misifú) y Estrellita se está haciendo de rogar. Ya tiene casa nueva, pero hasta septiembre no se muda, así que la "entrega" se retrasa (bieeeennn!!!). No se qué va a ser de mí cuando se vayan mis dos pequeños terremotos, los quiero taaaaanto taaaaaanto!! Seguimos siendo familia numerosa, para lo bueno (mucho) y para lo malo (menos): pienso x5, veterinario x5, pelos x5, cacas x5... ronroneos x5, miaus x5, miraditas de gato x5, compañía x5, cariños x5, roces en las piernas x5, ocurrencias de gato x5...



Es casi imposible hacer una foto de familia en condiciones, esto es lo mejor que he podido conseguir...




Apolo: "esta enana se me está subiendo a la chepa"



martes, 26 de julio de 2011

Desde mi ventana

La primavera pasada, una gata callejera del barrio tuvo 6 gatitos negros encima del tejado de una galería comercial que veo desde mi ventana. Desde que los descubrí, todos los días me asomaba y hacía recuento; no me quedaba tranquila hasta que no comprobaba que estaban los 6 y su mamá.

Un día, en verano, uno de los gatitos se cayó o bajó, no sabemos, el caso es que mi novio llegó a casa y me dijo: "uno de los gatitos está maullando entre los coches, tenemos que cogerlo!!". Transportín y latita en mano, comenzó la operación rescate, pero el mini gatito negro corría que se las pelaba. Lo perseguimos, lo intentamos camelar con latas, nos arrastramos por debajo de los coches, hasta el dueño del restaurante chino nos prestó una linterna, pero fue imposible, así que a eso de las 2 am nos subimos a casa arrastrando los pies. Al día siguiente, al hacer el recuento, comprobé que volvía a estar con sus hermanos!!
Pasaban los meses y cada vez quedaban menos. Me contó la veterinaria que a uno lo envenenaron, que a otro lo pilló un coche... En diciembre quedaban 3 y uno se subió a un árbol durante TRES días (con sus tres noches y sus maullidos correspondientes) así que llamamos a los bomberos cuando vimos que las urracas empezaban a merodear. Y allí que se presentaron, con sus sirenas, sus escalas y sus mangueras, una dotación de bomberos completita que amablemente trató de cazar al gatito. Pero el minino, al ver que se le acercaban dos señores con máscaras oscuras y guantes subidos en una caja metálica, saltó aterrorizado desde 4 metros y se escondió. No volvimos a saber de él.
Desde primavera solo queda uno, al que tengo vigilado, pero al que nunca me he conseguido acercar. Primero porque vive en un tejado y segundo porque cuando baja me mira con cara de "déjame tranquilo" y me da un miedito...
Hoy he descubierto que, desgraciadamente, no es un gatito. Es una señora gata y tiene 3 bebitos. Cuando los he visto, he cerrado los ojos unos segundos y he pensado "por favor, por favor, que sean pájaros" pero al volver a abrirlos se han confirmado mis sospechas: son gatitos muy pequeños, con sus rabitos y orejas, correteando y jugando encima del tejado.
Se me parte el corazón, la historia se repite. Mi veterinaria me ha dicho: "tú no mires", pero no puedo dejar de asomarme a la ventana.




Mamá gato, al lado del aire acondicionado. Los gatitos, en esa especie de casa de ladrillo.

lunes, 25 de julio de 2011

Gato chinchilla

Yo, hasta que no lo vea no lo creeré... que dice la veterinaria que Estrellita va a ser un gato chinchilla... un gato chinchilla??? (y tú una veterinaria rata!!). Lo he buscado en google y resulta que mi pequeña bolita negra se va a convertir en esto:






Imposible. Materialmente imposible... Se admiten apuestas. Teniendo en cuenta que esta es Estrellita...



Yo digo que va a ser una preciosa gatita negra. G-A-T-A, no chinchilla!!! Dentro de un año sabremos la respuesta...

domingo, 24 de julio de 2011

Yunus, un añito con nosotros

Querido Yunus:




Te acuerdas de cuando llegaste? Eras taaaan pequeño... estabas sucio, delgadito y solo, pero no parabas de ronronear. Los comienzos siempre son duros: yo puse el grito en el cielo ("otro gato???!! noooo!!! ya tenemos la parejita"), Minerva te bufaba y Apolo huía de tí... Pero tú sabías que venías para quedarte y supiste cómo hacerte un huequito en nuestra familia.




Después de un mes con nosotros, te fuiste de vacaciones a Gatosphera y alucinaron contigo... cómo un gatito tan chico era capaz de desenvolverse mejor que sus hermanos mayores, abriendo y cerrando la gatera como si llevases años entrando y saliendo al jardín.




Te has convertido en un gato precioso, con cara de "gitanillo", como dice tu padre. Nuestro "gato croqueta", nadie hace el "maullido ninja" como tú.





Feliz cumpleaños.

jueves, 21 de julio de 2011

Tipos de siesta

Simétricos...







Repanchingaos...













En la cama...








En compañía...












En solitario...









lunes, 18 de julio de 2011

Apocalipsis

Ayer llegué a pensar que se acercaba el fin del mundo y que quizás estaba a punto de vivir las últimas horas de mi corta (je,je...) existencia preparando las latitas de la cena de mis gatos. Yo creo que el día que vaya a ocurrir un gran cataclismo mundial, los animales del planeta serán capaces de predecirlo y huirán en masa hacia las montañas, igual que hicieron cuando presintieron que se acercaba el tsunami, los pájaros se suicidarán chocándose contra las ventanas de los rascacielos y los perros aullarán desesperados (tanta película americana ha hecho daño a mi pobre cerebro).


Parecía un domingo normal: piscina en casa de los suegros, paella, chapuzones, sol...


Comencé el día salvando bichos semi-ahogados de la piscina. Como cada vez que vamos a bañarnos, agarré esa especie de cazamariposas que sirve para quitar las hojas de la superficie del agua y me dediqué a sacar mosquitos, moscas, avispas, mariquitas y hasta libélulas que movían desesperados sus patitas buscando un modo de salir de allí. Hasta aquí, todo normal (bueno, normal normal no, quiero decir que es lo habitual en mí, el resto de personas se pasaría el día tomando el sol en la hamaca, no como la tarada de los gatos que también salva insectos indefensos)


Después de comer nos sentamos en el salón a ver el Tour como el 80% de las familias españolas y de pronto..

yo: "un pájaro??!!"

mi novio: "un pájaro... qué dices??"

yo: "que hay un pájaro!!"

mi novio: "un pájaro en la tele?"

yo: "no, en el suelo, al lado de la tele, gira la cabeza, coñe!"

Ahí estaba, un pajarito verde que nos miraba como diciendo "hola, cómo va el Tour?"... Le pusimos agua y pan, comprobamos que no le pasaba nada, intentamos cogerlo y voló. No sabemos por qué vino a vernos, pero tal y como llegó se fue...


Al rato, llegó mi cuñada: "en el garaje suena un ruido, como si hubiese algo atrapado en la salida de la chimenea..." En marcha el dispositivo de rescate: mi suegro, escalera en mano, quitó la tapa del tubo del que venía el ruido, mientras mi suegra se parapetaba detrás del sofá por si el pájaro en cuestión resultaba ser una rata. Y... tachán!! era un cuervito negro!!! Pobrecillo, menos mal que lo escuchamos, se habría muerto allí solito, pero ahora vuela libre junto a sus amigos cuervos.


Pues nada, después de este día tan raro, decidimos volver a casa hasta que, parado en mitad de la carretera vimos... un conejo!!! Se movía muy despacio y casi lo atropella un coche, pero conseguimos dar la vuelta y recogerlo. Estaba fatal, con los ojos infectados y cerrados y casi sin fuerzas, así que nos lo llevamos a un veterinario de urgencias que nos confirmó lo que ya sospechábamos: lo mejor era dormirlo porque tenía una enfermedad mortal en los conejos y montones de parásitos que podía contagiar a nuestros gatos (en el hipotético caso de que nos lo hubiésemos llevado a casa, que ya me lo veía venir...)


Por qué aparecieron ayer todos estos animales? Nos querían transmitir algún mensaje? Nos estaban advirtiendo de algo? No os confieis, estad atentos a las señales..




Apolo sabe que algo pasa y por eso se esconde.

domingo, 10 de julio de 2011

Estos gatos traman algo...

Estoy segura de que no es casualidad que todos los días monten el mismo circo en el mismo sitio y a la misma hora. A mí no me engañan con esos bigotillos y esas miradas de gatitos buenos. Está todo planeado y sospecho que Apolo es el cabecilla.
"A ver, chicos, el objetivo está muy claro: tenemos que conseguir que se levanten a rellenarnos los platos y cuanto antes empecemos antes comeremos. Las instrucciones son las siguientes: a las 6:45 am os despierto y cada uno ocupa su posición.
Minerva, tú te colocas debajo de la cama y te enganchas con las uñas a la parte de abajo. En esa postura, con las patas hacia arriba y el lomo hacia abajo, recorres el somier de lado a lado procurando hacer mucho ruido.
Yunus, tu misión está encima de la cama: tienes que atrapar los pies, tapados o destapados, clavando las uñas o mordiendo, todo vale.
Misifú y Estrellita, vosotros vais en pareja: jugad y perseguiros por encima de la cama. Estrellita, tú grita todo lo que puedas como si Misifú te estuviera matando; eres la pequeña, tus lamentos son los más efectivos...
Yo, mientras tanto, me tumbaré con mis 7 kilazos en la boca del estómago del primer humano que pille boca arriba y me pasearé por las almohadas pisándoles los pelos.

Os prometo, como que me llamo Apolo, que en 15 minutos los tenemos despiertos..."



"A mí no me mireis, que yo no he roto un plato"

lunes, 4 de julio de 2011

Gatosphera

Llegan las vacaciones y, quien más quien menos, se da un homenaje y hace un viajecito. Maletas, biquinis, cremas... hasta aquí todo bien, pero... y los gatos? qué hacemos con ellos?
El año pasado, cuando Apolo y Minerva tenían un año y Yunus acababa de llegar, nos planteamos esta cuestión por primera vez. Sólo teníamos una opción: comprar unos dosificadores de comida y dejar a los gatos encerrados casi 15 días en casa, liando a mis padres para que recorriesen 20 kilómetros al menos un día sí y otro no y comprobaran que los pequeños estaban bien. Empezaron a pasarme por la cabeza imágenes horribles: puertas que se cierran y separan a los gatos de sus comederos, sillas que se caen y aplastan rabitos, clips que se introducen en las gargantas de los mininos y... NOOOOOO!!! Así que después de mucho buscar aparecieron mis ángeles de la guarda: GATOSPHERA.
Es un paraiso para los gatos y para los amantes de los gatos (o locas de los gatos, como también se nos conoce). Ya se que los felinos son territoriales, que se estresan con los cambios, que es mejor dejarlos en casa... pero yo me quedo mucho más tranquila sabiendo que hay dos personas, Marcos y Almudena, que van a cuidar de mis pequeños con todo el amor y la dedicación del mundo. Es verdad que los dos primeros días están un poco tensos pero en cuanto descubren las bondades de este paraíso se sienten como en casa.

Música chillout, pienso a la carta, latitas por las noches, jardín privado, cepillado diario, mimos, fotos en facebook... no se puede pedir más!!

No se si habrá en España otra residencia felina igual, yo no pienso buscarla, me quedo en GATOSPHERA!! Este año volveremos en agosto!!!

Os dejo unas fotitos de las vacaciones de mis pequeños, unas imágenes que valen más que mil palabras!!



1. Apolo y Minerva relajándose en sus baldas

2.Minerva asomada a la puerta del jardín

3. Yunus, cuando era un mico, jugando en el cesped

4. Paseo nocturno de Apolo y Minerva

5. Una de las jaulitas para familias numerosas, como la mía!